Es importante proteger a tu guitarra con una buena funda para evitar que resulte dañada con algún golpe fortuito. No te recomiendo que uses las fundas que te regalan al comprar tu guitarra porque no suelen ser de  muy buena calidad. Se rompen enseguida.

Te recomiendo que te compres una funda acolchada, al menos con 16 mm de densidad de poliuretano. Un grosor suficiente para que tu guitarra esté protegida. Además como tienen bolsillos con cremallera de sobra para guardar aquello que necesites. Son realmente cómodas. En ellas puedes guardar, libros de texto, partituras, púas, cejillas, cuerdas… Todo lo que necesites para tus clases. Todo en uno.

Consejos de transporte

Estas fundas cuentan con algo muy cómodo para aquellos que os desplacéis en moto, bici o transporte público,como yo, que la puedes llevar a la espalda como si fuera una mochila. Intenta encontrar una con correas ajustables para ir más cómodo.

Todas suelen tener un asa para que tengas la opción de cogerla con la mano como si de una maleta se tratase. Recuerda que siempre que transportes una guitarra sea cual sea la funda que elijas has de dirigir el mástil hacia delante, y nunca al revés.

Por supuesto hay más tipos de fundas, los músicos profesionales o los que tienen una guitarra de gran valor prefieren tener la guitarra protegida al máximo y por eso usan estuches. Suelen ser de madera o plástico que protegen mucho más el instrumento, y por eso ya supondrás que son más caras al ser de una material de mejor calidad. Es la que deberías usar si viajas en avión, tren o en una furgoneta con tu banda de rock.

Por último, asegúrate de que la funda que vayas a adquirir sea para el instrumento que quieras transportar. Las dimensiones de la funda son estandar para cada tipo de guitarra. Es decir si tienes una guitarra española, busca una funda para una guitarra española y no hagas experimentos. No te encuentres con la desagradable sorpresa de que tu guitarra no cabe en la funda que te has comprado.

Si quieres adquirir una funda cómprala a través de este link que te pongo a continuación.

Si deseas más información no te pierdas mi vídeo.

Recuerda que si quieres llegar a tocar bien la guitarra solo hay una forma… practicar, practicar y practicar.

Un saludo y hasta el próximo post.

Un estudiante de guitarra debe tener claro lo que son las púas y la diferencia que hay entre unas y otras. Debes aprender a elegir la púa que más te conviene en cada ocasión. Te aviso, de entrada, que el sonido será diferente dependiendo la púa que elijas. De ahí su importancia.

Hay de muchos materiales, de plástico, nylon, metal, concha… y de diferentes tamaños. Pero yo te hablaré de las que como estudiante te convendría más usar. Las púas de plástico. Las hay de tres tipos:

Púas blandas o light. Tienen un grosor es menor de 0,7 mm. Son ideales para el rasgueo ya que ofrecen una menor resistencia a las cuerdas y realzan los agudos.

Púas de dureza media o medium. Son las más populares. Su grosor es de entre 0,7 mm – 1mm. Suelen utilizarse para el rasgueo y el punteo indistintamente. Producen más volumen y ofrecen una mayor resistencia a las cuerdas. Son mis favoritas.

Púas duras o heavy. A partir de 1 mm son las ideales para los pasajes rápidos tienen un tono más firme y elevan más el volumen. No son recomendables para rasgueos.

Cómo coger la púa

Para coger correctamente la púa, flexiona el dedo índice y sitúa la púa en la primera falange. Tápala con el pulgar y sujétala bien. El rasgueo en relación            a las cuerdas formando un ángulo de 90º.

Te recomiendo tener una púa de cada grosor porque en función del pasaje a tocar, necesitarás una u otra. Por ejemplo, si estás estudiando punteo utilizarás una púa más gruesa y si estás haciendo rasgueo una púa más fina.

Si necesitas púas, pongo a tu disposición un pack de 6 con sus diferentes grosores a un precio irresistible. Las recibirás en tu casa. Pincha en este enlace y hazte con ellas.

 

Puedes aprender más sobre púas con este vídeo.